Proyecto Moravia

Las cocinas en blanco y gris desprenden una apariencia funcional y elegante, un contraste que queda muy bien en ambientes minimalistas, rústicos o nórdicos, permitiendo que los materiales y acabados sean los que realcen el cromatismo.